martes, 18 de marzo de 2008

Estética de lo obsceno (y otras exploraciones pornotópicas), Huberto Batis


Estética de lo obsceno (y otras exploraciones pornotópicas), Huberto Batis, UAEM-UAQ, Colección alimón 7, México, 1983

“¡Pero qué mal pensado soy!”, se dijo Huberto Batis, el conocido pornotólogo de nuestra República de las Letras, un día que la portada de una novela de Tusquets lo dejó boquiabierto. “¡La foto era una trampa! —explica el autor de Estética de lo obsceno (y otras exploraciones pornotópicas); reunión de ensayos sobre literatura erótica— lo que creías que era una vagina era en realidad la boca de una niña”, dice con un gesto a medio camino entre la risa y el celo filial."

“Escribo La estética de lo obsceno para contrarrestar aquel movimiento de De La Madrid que se llamaba la renovación moral, una bomba de tiempo que le había dejado López Portillo (q.e.p.d.), motivo de un escándalo de intelectuales porque había un reglamento donde no se podía ver ni cine ni teatro ni libros ni nada. A esta edición le pongo que estamos en un tiempo similar con Fox y Abascal, pues ha habido la persecución de la maestra que dio a leer Aura de Carlos Fuentes. Y es que lo que molesta es el erotismo inteligente”, remata Huberto Batis, de pie en su estudio junto a una reproducción fotográfica en tamaño natural de Bibi Gaytán. Cierra su Estética de lo obsceno (y otras exploraciones pornotópicas) y explica que “pornotopía es el topos uranus cambiado a topus eroticus y pornotopía es el país del erotismo”. Luego nos muestra el efervescente collage de fotografías eróticas que hizo hace 30 años en el techo del sótano de su casa. Desde allí nos despide Meche Carreño con su picante sonrisa de los años 60. Ni dudarlo. México es ya otro país."

Con estas palabras habla de sí mismo el escritor Huberto Batis, de este libro, Estética de lo obsceno (y otras exploraciones pornotópicas), que a comienzos de la década de los 80´s incluía entre sus páginas comentarios sobre el Abate Brantóme, Leopold y Wanda Sacher-Masoch, Baudelaire, Oskar Panizza, Violeta Leduc, Georges Bataille, Henry Miller, Anaïs Nin, Jane Bowles, Alberto Moravia, Ruggiero Guarini, Roland Barthes, etc. Compilado a petición del poeta José Vicente Anaya, quien entonces era Jefe del departamento editorial de la universidad autónoma del estado de México y quien con atinada visión ya había editado en la misma colección un par de representantes de la mejor erótica del siglo XX: Georges Bataille y Yukio Mishima. Obra fundamental entre la crítica de este tipo de obras en México. La imagen pertece a la primera edición de este libro, que a estas fechas anda por la tercera corregida y aumentada publicada por la UNAM.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias maestro Batis por tantos sábados, domingos y días festivos llenos de erotismo y excelente arte literario.